El último trabajo de Claps no es apto para sensibles

11/02/2012

Elegancia, exquisitez y belleza. Tres palabras que fácilmente podríamos decir que son sinónimos, pero que su vez son muy difíciles de nombrar juntas cuando hablamos de una formación actual. Está claro que muchos grupos de ahora se han subido al carro de los años ochenta. No obstante, como todo en la vida, las cosas se pueden hacer mal, regular o bien. Cierto es que el estilo musical que nos ofrece esta banda se inventó hace años y ha sido explotado hasta la saciedad. Sin embargo, al escuchar el nuevo LP de Claps, nos alegra saber que se puede seguir disfrutando de algo que, pese haber sido reutilizado hasta fines insospechados, aún le queda recorrido.

Los de Minnesota nos han deleitado con su primer largo lleno de sonidos Synth Pop y minimalistas, los cuáles albergan cierta oscuridad y mucha melancolía. El LP empieza con un contundente y sintético Across the Floor, tema donde se vislumbra ya ese guiño que hacen durante todo el álbum a los ritmos más mimalistas de finales de los setenta principio de los ochenta. Después, aunque parezca mentira, la desesperación y la crudeza llegan sin compasión alguna con los temas Final Time y Wreck, nombre que inspiró al LP. A continuación, y casi sin poder reaccionar, nos enfrentamos ante uno de los mejores temas en la actualidad para hacer el amor. Estamos hablando de Book of love, una canción lenta, pausada, llena de sensibilidad, de pasión. Con ánimos de despertar de ese sueño imposible llega In my dreams, una de los cortes que menos nos atraen de este trabajo, pero que le da continuidad a la obra.

El sorprendente Gone Grey empieza como una balada para convertirse en la pieza más dura y radical del largo. Por otro lado, Until today podríamos decir que es el tema que mejor evoca aquellos sonidos que calaron en una generación amante de esa desazón general provocada por una música concreta. Llegando casi al final, House es la canción del LP. Lo tiene todo. Es una pieza que resume a la perfección lo que es álbum. Y para acabar, ahora sí, Eyes Remain se despide en forma de balada afligida.

Si después de todo lo dicho no las tienes todas, a continuación puedes escuchar varias piezas. Comentar por último que puedes adquirir este disco en formato vinilo azul transparente a través del sello Guilt Ridden Pop.