Kiss the Vamp. Cuando la profanación de fotografías se convierte en arte

01/08/2012

Detrás de Kiss the Vamp se encuentra Carolina Massó. Una artista que cuando pinta, siempre está escuchando música. Piezas sonoras que le crean atmósferas idóneas para desconectar y viajar a otra realidad. La música le ayuda a trabajar, a crear. Sin ella, no sabría por dónde empezar. Su vertiente más artística empezó cuando decidió realizar fotografía nocturna y manipular polaroids. Después, con el tiempo, pasó al mundo de la fotografía digital. Ahora, en el presente, le gusta trabajar con fotografías de principio de siglo XX que profana con todo tipo de materiales: pintura, minerales, spray, etc. Las rasca, las quema, las descontextualiza. En definitiva, realiza todo aquello que le sugiere la música durante el proceso de creación. Si quieres descubrir más piezas de esta artista, puedes entrar aquí. Nosotros, sin lugar a dudas, seguiremos muy de cerca sus pasos.