Synth Alien nos ofrece un futuro más esperanzador

17/07/2012

No lo negaremos, andamos muy cósmicos últimamente. Será porque es la única manera que hemos encontrado -sin consumir drogas, claro está- de evadirnos de este mundo, de dejar a un lado nuestros problemas, de olvidar por un momento la situación política y social en la que se encuentra nuestro querido país. Y es que esos mequetrefes que se hacen llamar políticos, que defienden una pseudo democracia y andan por el congreso de los diputados altivos, prepotentes y con una verborrea que genera repudia, nos amarga la existencia.

Dicen por ahí que somos un país de pandereta, y es cierto. Dicen que estamos abocados al suicidio colectivo, y todo indica que así será. Pero también dicen que no valemos para nada, y ahí es cuando nos cabreamos. Nos negamos rotundamente a aceptar que sólo somos buenos dando pelotazos a un balón. En este país hay gente que desborda creatividad, personas ávidas de realizar cosas distintas, de ir más allá. Podríamos hablar de un sinfín de investigadores, escritores, diseñadores, artistas de diferentes índoles que están al nivel de cualquier profesional de otro país. Pero claro, todas estas mentes no interesan a unos gobernantes incultos que sólo quieren lucrarse, que pierden la chaveta por montar un “Eurovegas” en vez de invertir en I+D, en gente válida que ofrece un cambio, un futuro más esperanzador. Sin duda, convivir con esta realidad costará, será difícil, pero no imposible. Que no nos engañen, en este apocalíptico y a la vez ridículo país, se realizan grandes proyectos, elaborados, trabajados y con una excelente calidad.

Quizá por eso, desde que escuchamos por primera vez el EP de Synth Alien, nos hemos refugiamos en su música para paliar el dolor, el hedor que provoca esta situación. Un placebo diario que nos permite sobrevivir pese a las adversidades.

The Stars are not for Humans” es un EP que empieza con “Saturn“, una intro, un planeta. La antesala de un nuevo porvenir. “Spiral Galaxy” nos evoca aquella época mágica de antaño que pasa por delante de nuestros ojos lenta y pausadamente. Sin conjeturas, esta pieza nos transporta con requiebro y galantería a un mundo imaginario de belleza inigualable, para que después, ese empujón que se necesita para iniciar un viaje introspectivo, nos lo ofrezca “Taurus X-1“. “Look At The Stars“, por su lado, es la continuación natural de esa odiesea iniciática que nos permite combatir las múltiples situaciones hostiles en las que nos encontramos. “Messier 33” es la expresión sonora de la indignación que sentimos. No obstante, es una tema contundente, astral, que abre nuestra mente y nos inyecta fluidos llenos de esperanza. La proeza de un ser humano que muta a alienígena sintético para llegar a la perfección, está en el cierre, en la desazón que provoca “Star Gate” tras la escucha y su inminente fin.

Esta belleza que surge del inframundo, ha sido editada en vinilo de color (200 copias) por Interstellar Tracks, un sello que acaba de empezar y que nace para ofrecer alternativas revitalizantes contra la desidia humana. El colofón final lo pone el cuidadoso diseño realizado por Anitta Rivera (Plástica), donde convierte este pieza en una obra digna de ser expuesta en un lugar donde todos podamos disfrutar de ella.